Edición del sábado 17 de Noviembre de 2018

· El turismo se desinfla

EDITORIAL




Sevilla es la cuarta ciudad de España que creó más empleo turístico en 2012, por detrás de Madrid, Barcelona y Palma de Mallorca. Un total de 9.852 puestos de trabajo, por encima de otros destinos andaluces con gran potencial turístico, como Málaga o Granada, donde esa cifra fue de 6.645 y 5.878 empleos, respectivamente. Es […]

Sevilla es la cuarta ciudad de España que creó más empleo turístico en 2012, por detrás de Madrid, Barcelona y Palma de Mallorca. Un total de 9.852 puestos de trabajo, por encima de otros destinos andaluces con gran potencial turístico, como Málaga o Granada, donde esa cifra fue de 6.645 y 5.878 empleos, respectivamente. Es más, la capital andaluza ocupa el octavo lugar entre las ciudades españolas con mayor ingreso medio por habitación de hotel disponible. Esto es, 42,7 euros, según los últimos datos facilitados por Exceltur, la asociación que agrupa a las principales empresas turísticas españolas.

Visto así, el escenario descrito resulta positivo: se genera trabajo y entra dinero. Sin embargo, la realidad es diferente. La tasa interanual de creación de empleo turístico en Sevilla se deterioró un 5,8% el año pasado -la tasa media nacional cedió sólo un 3,8%- y el ingreso medio por habitación se desplomó un 8,3%, la mayor caída entre las ciudades españolas -la tarifa media nacional fue de 75,5 euros-. Lo más grave es que la ocupación hotelera apenas superó la mitad de las plazas de las que dispone la ciudad, un 56,6%, tomando como referencia los hoteles de tres y cuatro estrellas.

Siendo Sevilla la ciudad andaluza que generó más empleo en 2012, fue Cádiz la provincia española que más impulsó su tasa creación de puestos de trabajo el año pasado (un 10,1%). Incluso, llegó a ingresar más dinero por habitación que Sevilla (61 euros). Es más, Málaga y Granada también consiguieron dar mayor impulso a su tasa de creación de empleo, pese a generar menos puestos de trabajo.

Es evidente que el sector turístico sevillano está fallando. La debilidad de la demanda y la situación de sobreoferta hotelera han hecho que este negocio se desinfle, tirando los precios y golpeando a la economía de la ciudad. El turismo es uno de los principales motores de la riqueza sevillana, sin embago, la crisis económica y la falta de valor añadido a los productos hoteleros han hecho que pierda potencial.

Los empresarios turísticos se encuentran inmersos en un cambio de ciclo y tienen que adaptarse a los nuevos tiempos. El turista ya no viaja con un presupuesto elevado, ni llega dispuesto a pernoctar más de tres días. El cliente ha cambiado y el sector también debe hacerlo.

Comentarios

Dejar un comentario




HTML Snippets Powered By : XYZScripts.com