Edición del 18 de Noviembre de 2018

· Semana efímera

JUAN MÉNDEZ




Domingo de Ramos. Inicio de la Semana Santa en Málaga y Sevilla. Competencia sin tregua. Rivalidad en cada esquina. Tan iguales y tan distintas. Más iguales de lo que cualquier cofrade de uno u otro lado pueda alcanzar a imaginar. Más iguales cuanto más se adentra uno en sus tópicos, en la pasión y en […]

Domingo de Ramos. Inicio de la Semana Santa en Málaga y Sevilla. Competencia sin tregua. Rivalidad en cada esquina. Tan iguales y tan distintas. Más iguales de lo que cualquier cofrade de uno u otro lado pueda alcanzar a imaginar. Más iguales cuanto más se adentra uno en sus tópicos, en la pasión y en el fervor. Y más distintas en todo. En su plástica, en su representación, en sus formas, en su estética, en su exageración y en su recogimiento. Grandes ambas.

Similares en los sueños que abarcan todo un año. En la ilusión depositada por unas cuantas horas, en el temor a la suspensión y a esa lluvia traicionera, ya sea marzo o abril, ya sea en el interior o en la costa. Túnicas planchadas, capas almidonadas y capirotes que toman las calles. Olores a incienso y cera por todos los rincones. Palcos y tribunas en calles y avenidas. Sillas en Sierpes y Marqués de Larios. Balcones engalanados en ambas. Llamador y martillo. Campanillas y vara de diputado de tramo. Antifaces y faraonas. Costaleros y hombres de tronos. Capataces.

Más rostros al aire en Málaga. Mayor privacidad en Sevilla. Pasión en ambas. Carruseles radiofónicos de exaltación y cámaras de televisión local inéditas en otros foros. Pregoneros y capillitas en cada esquina. Música de tambores y cornetas. Bandas llegadas desde la provincia propia e incluso de las vecinas. Papelones de pescao frito y limones cascaruos. Flores de cera y mantos de rejilla. Palios bordados y calvarios de claveles. Todo es igual y todo es distinto.

Semana que alumbra cada primavera una economía efímera privativa de esta tierra. Una economía que continuará con ferias y romerías, verbenas y fiestas del verano. Una economía de la que muchos vivirán el resto del año y todos la disfrutaremos en mayor o menor medida. Economía efímera de templetes y palcos, de tribunas y vallados. De puestos de venta ambulante. De oficios milenarios. Orfebres, bordadoras, cererías, imagineros. De costureras y capirotes. Semana de camareros y restauradores, de floristas y decoradores. De cantaores y saeteros.

Una semana en la que Málaga y Sevilla competirán por mostrar al visitante su forma de entender la fé y sobre todo la vida. Por atraer más partidarios a su causa y por restárselos a su competidor. Pero una semana que a la postre las iguala. Una semana que se desvanece entre saetas y tambores, que las identifica con una forma de ser y de sentir.  Una semana en la que sobre todo se hace Andalucía en cada rincón de esta tierra.

Comentarios

3 Comentarios to “· Semana efímera”

  1. RosaMar Prieto-Castro García-Alix on Marzo 25th, 2013

    Por parte de Sevilla no hay la mas mínima competencia. Que manía tienen algunos de establecerla.

  2. Curro Gonzalez on Marzo 27th, 2013

    No existe rivalidad alguna, en Sevilla, no tenemos tiempo de disfrutar de nosotros mismos, ¿ Como vamos a mirar lo de los otros ?…

  3. Gemma Narbona on Marzo 29th, 2013

    Imposible compararlas

Dejar un comentario




HTML Snippets Powered By : XYZScripts.com