Edición del viernes 20 de Octubre de 2017

Hospital, cárcel y cine porno

Isabelina López




El edificio del sevillano Aníbal González que se ocultaba tras el cine X de la calle Trajano ha visto la luz 11 años después de que se cerrase al público. Lo que fue hospital hace dos siglos y cárcel en la Guerra Civil, será ahora un espacio cultural.

Aníbal González lo diseñó en los años 20 del siglo pasado, alojando en él a cupletistas y artistas de ‘varietés’. La Guerra Civil lo convirtió en cárcel y el tardofranquismo lo alzó a la categoría de cine de arte y ensayo, pasando después a ser una sala de proyecciones de películas pornográficas. En la actualidad, el edificio que albergaba a la antigua sala X de la calle Trajano se prepara para convertirse en una nueva sede cultural de Sevilla. 

Imagen actual de la fachada de la antigua sala de cine X de la calle Trajano.

El número 22 de la calle Trajano tiene otro color. Atrás quedaron los carteles publicitarios que empapelaban las paredes del edificio y el luminoso que presidía la portada con las letras Sala X. El edificio dejó de ser una simple fachada, desconocida y desapercibida para los sevillanos, para erigirse en una joya de la arquitectura de la ciudad, diseñada por el sin par Aníbal González.

El Ayuntamiento de Sevilla decidió llevar a cabo las modificaciones establecidas en el Plan General de Ordenación Urbana de la ciudad y hacer de este edificio un lugar protegido, patrimonio de Sevilla y destinado a usos culturales. Lo que hasta la segunda mitad del siglo XIX fue un solar que albergaba un hospital, llamado Amor de Dios, será ahora un centro cultural, dispuesto a volver a ser testigo de otros dos siglos de historia sevillana.

El viejo hospital tenía acceso por las calles Trajano y Amor de Dios. Precisamente, esta última tomó su nombre del centro hospitalario -antes era conocida como la calle Pellejería, por ser el lugar donde residía el gremio de los pellejeros-. Es más, la Hermandad de la Soledad de San Lorenzo se alojó allí en 1569. El hospital fue destruido a mediados del siglo XIX y el solar se usó para construir un teatro-circo en honor del dramaturgo sevillano Lope de Rueda.

Fachada de la Sala X de Trajano antes de retirar el cartel. / GREGORIO NÚÑEZ

Fue el arquitecto Aníbal González el que diseñó el edificio actual en 1922, destinándolo a espacio lúdico y sala de variedades, conocida con el nombre de Lido. Sin embargo, el estallido de la Guerra Civil hizo de él una cárcel para los presos que no cabían en otras, como la del Pópulo y la Ranilla.

Tras finalizar la guerra, el edificio volvió a ser utilizado como espacio lúdico y en 1941 se fundó el Cine Trajano, convertido después en una sala de arte y ensayo. Sin embargo, el cambio de época terminó transformando el número 22 de la calle Trajano en un cine porno, que estuvo abierto hasta 2003.

La decisión del Ayuntamiento de retirar el cartel que colgaba de la puerta principal, luciendo las letras Sala X, descubrió un edificio de arquitectura neomudéjar, oculto por el paso de los años. Sin duda, una joya de la arquitectura de finales del siglo XIX que bien merece protección.

Comentarios

Dejar un comentario




HTML Snippets Powered By : XYZScripts.com