Edición del viernes 20 de Octubre de 2017

· Algo más puede pasar (II)

JUAN MÉNDEZ




Cuando aún no nos hemos secado del chaparrón que nos cayó encima este otoño y este invierno pasado, con aluviones de EREs, despidos, cierres patronales, subida de impuestos, recorte de prestaciones, de sanidad, aumento de edad de la jubilación, copago farmacéutico y judicial, y demás lindezas previstas por este Gobierno, ese que iba a hacer […]

Cuando aún no nos hemos secado del chaparrón que nos cayó encima este otoño y este invierno pasado, con aluviones de EREs, despidos, cierres patronales, subida de impuestos, recorte de prestaciones, de sanidad, aumento de edad de la jubilación, copago farmacéutico y judicial, y demás lindezas previstas por este Gobierno, ese que iba a hacer todo lo contrario según su mensaje electoral cuando llegara al poder, pues después de todo eso, iniciamos una primavera plagada de nuevos riesgos.

El chaparrón meteorológico, este sí, el de verdad, ha hecho que marzo sea el mes más lluvioso de cuantos hay registrados en las bases de datos. Desde allá por los años cuarenta, primeros de la dictadura franquista, cuando se comenzaron a guardar datos meteorológicos. Decía mi profesor de Estadística en la Facultad de Empresariales de Sevilla, que “en la vida había verdades, grandes verdades y estadísticas”. Y traigo este recuerdo a cuento por lo siguiente.

Resulta que asfixiados por tanta noticia negativa el Gobierno anuncia a bombo y platillo que abril, con la primavera, rebajará el coste de la factura de la luz. Pero resulta que por aquello del mercado, el eléctrico claro, puede que al finalizar el próximo trimestre no sólo hayamos contraído una mayor deuda con las grandes multinacionales eléctricas, -el famoso e increíble déficit tarifario- sino que además la factura vuelva a subir.

Y es que la semana de agua y pasión que hemos dejado atrás dará paso a la incertidumbre sobre nuestros ahorros. La crisis chipriota ha dejado al descubierto la fragilidad y el desnortamiento de quienes gobiernan al dictado la emperadora Merkel, con continuos vaivenes y rectificaciones. Y sobre todo la posibilidad de violación y expropiación de nuestros depósitos bancarios. Vaivenes que han dejado a los ahorradores chipriotas con más de 100.000 euros como los pagadores de la bancarrota de ese paraíso fiscal, ese que junto a otros varios permitimos sigan existiendo en este Mercado Común Europeo que va perdiendo sentido día a día. Eso si, los oligarcas rusos, que han especulado en ese paraíso financiero hasta la saciedad, sacaron sus fondos antes de que se les cerrase el corralito

Pero la crisis chipriota y la Semana Santa han dejado también semiocultos otros datos y sin mucha resonancia las declaraciones del gobernador del Banco de España, así como las correcciones que Bruselas ha tenido que realizar a los datos del déficit presentados por De Guindos. El gobernador no ha tenido otra ocurrencia que pedir más rebajas salariales ante la previsión de que 2013 acabe con un incremento del paro hasta superar el 27%. Y para ello ha recomendado a las empresas que aprovechen la Reforma Laboral. Vamos como si los empresarios no la estuvieran aprovechado ya en todos sus términos.

Eso sí, el gobernador de esa institución que ha permitido estafas como la de las preferentes, o bancarrotas como la de Bankia o CAM, no ha advertido a las empresas de este otro dato recogido por la Encuesta de Población Activa (EPA): En 2012, el porcentaje de horas extra no pagadas por las empresas alcanzó el 54,5% del total. Esa práctica produjo ahorros multimillonarios a las compañías: más de 2.200 millones de euros en 2012, millones que tendrían que haber ido a parar al bolsillo de los trabajadores.

Tampoco ha advertido el Gobernador que España es ya el cuarto país en que más han crecido los impuestos sobre las nóminas, sólo por detrás de Holanda, Polonia y la República Eslovaca. Nuestro país es ya el duodécimo con mayor presión fiscal sobre los trabajadores entre los países desarrollados. Y luego hablan de productividad, concepto en el que, por cierto, y según Euroestat, andamos por encima de los muy afamados “trabajadores alemanes”.

Quieren más estadísticas o sólo verdades.

 

@juanmendezc

Comentarios

Dejar un comentario




HTML Snippets Powered By : XYZScripts.com