Edición del 17 de Diciembre de 2017

Una tarde con el Señor de Pasión

Eduardo Briones




Todo estaba preparado el domingo para que el Cristo de Pasión se paseara por Sevilla junto a otros Cristos de Sevilla, pero al final, no pudo ser. Al día siguiente de la gran decepción, nos queda el recogimiento que se vivió dos días antes en su capilla y la espectacular puesta en escena del paso procesional en el altar mayor de la Iglesia del Salvador.

La tarde del miércoles de ceniza se respiraba en la Capilla Sacramental del Salvador, pasión por los cuatros costados. Tanto la figura regia del Cristo como la triste belleza de la Virgen de la Merced estaban colocadas de tal manera, que uno no eclipsaba al otro, aunque el protagonista era al que cualquier fiel que lo deseara le besaba el talón. La iluminación destacaba los rasgos más asombrosos del Cristo; la cara y los brazos, estos en posición de Cautivo. El Cristo de Pasión, dependiendo del lado en que nos coloquemos, tiene diferentes miradas, por eso cada uno en su interior, cuando lo ve, entiende la pasión de Cristo de una forma distinta.

El Sábado era todo diferente, el Cristo estaba colocado en su paso, abrazando la cruz y con una maravillosa túnica bordada. El enclave; ¡espectacular!, justo delante del Altar Mayor y ante la atenta mirada del Padre Eterno. El recogimiento de su capilla se convierte en un espectáculo donde los fieles rezan y los amantes del arte se recrean ante tanta belleza.

Después de la decepción de no ver pasear la pasión por Sevilla, nos queda la pasión vista en el interior del templo del Salvador de Sevilla.

Comentarios

Dejar un comentario




HTML Snippets Powered By : XYZScripts.com