Edición del 17 de Diciembre de 2017

El homenaje sevillano a los hermanos Bécquer

Francisco Santiago




En esta ocasión Sevilla ha estado ‘a tiempo’ y no ha querido dejar pasar el centenario del traslado de los restos mortales de Valeriano y Gustavo Adolfo Bécquer desde la Sacramental de San Lorenzo en Madrid a Sevilla, hecho acaecido el 10 de abril de 1913, siendo el 11 de abril de ese mismo año cuando fueron depositados en el Panteón de Sevillanos Ilustres, en la cripta de la Iglesia de la Anunciación y con entrada por la Universidad de Bellas Artes.

En esta ocasión Sevilla ha estado ‘a tiempo’ y no ha querido dejar pasar el centenario del traslado de los restos mortales de Valeriano y Gustavo Adolfo Bécquer desde la Sacramental de San Lorenzo en Madrid a Sevilla, hecho acaecido el 10 de abril de 1913, siendo el 11 de abril de ese mismo año cuando fueron depositados en el Panteón de Sevillanos Ilustres, en la cripta de la Iglesia de la Anunciación y con entrada por la Universidad de Bellas Artes.

Por tal motivo, ayer 10 de abril y hoy día 11, el Panteón de Sevillanos Ilustres, permanecerá abierto de forma especial en horario de 10 a 14 y de 16.30 a 20.30 horas, realizándose lecturas de Gustavo Adolfo Bécquer a cargo de los visitantes.

Igualmente, hoy 11 de abril se realizará una Ruta Becqueriana, a partir de las 17.30 horas, que partirá de la Plaza de San Lorenzo y recorrerá lugares emblemáticos de las obras de Gustavo Adolfo, tales como el convento de Santa Inés, donde nació la leyenda de maese Pérez, el organista. La ruta será guiada por Pilar Alcalá, experta en temas becquerianos. Esta ruta incluirá lecturas y música en algunos de los lugares a visitar, concluyendo la misma en el Panteón de los Sevillanos, donde todo es poco para que Sevilla recuerde a dos de sus hijos más ilustres y reconocidos a nivel mundial.

Un poco de historia

Fue en 1884 cuando la Sociedad Económica de Amigos del País, con José Gestoso a la cabeza, solicita a las autoridades pertinentes el traslado de los restos de G. A. Bécquer a Sevilla. En 1912 la Real Academia decide que también vuelva Valeriano. El 9 de abril de 1913 se exhumaron en la Sacramental de San Lorenzo de Madrid los restos de los hermanos Bécquer, conducidos en una carroza de tiro de cuatro caballos a la Estación de Atocha.

El 10 de abril llegaron a Sevilla, a las 7.40 de la mañana, a la estación de Córdoba donde fueron recibidos por el alcalde, Antonio Halcón. Se instalaron en una improvisada capilla ardiente y tras una ceremonia religiosa ésta quedó abierta al público. La lluvia impidió el traslado al Panteón de la Universidad y los restos fueron llevados a la capilla de las Siete Palabras en la iglesia de San Vicente.

El 11 de abril a las 2 de la tarde se celebró una velada literaria en el Museo, organizada por la Academia de Buenas Letras. Una vez finalizada los restos de los Bécquer se depositaron en una carroza de estilo romano y renacimiento con pebeteros en los ángulos en los que se quemaba incienso, que fue construida por los alumnos de la Academia de Bellas Artes. Después se inició la comitiva desde la iglesia de San Vicente hasta la Universidad Literaria donde los féretros fueron recibidos por el rector, Francisco Pagés.

Según cuentan los periódicos de la época las calles estaban rebosantes de gente. Entre los que contemplaban el discurrir de la comitiva se encontraba un niño de 10 años… Luis Cernuda. José Gestoso vio cumplido su deseo tras una espera de casi 30 años pero tuvo su merecida recompensa ya que reposa a pocos metros de su amado poeta.

Comentarios

Dejar un comentario




HTML Snippets Powered By : XYZScripts.com