Edición del viernes 24 de Mayo de 2019

Emigrantes sevillanos por obligación

Isabelina López




Rocío, Alejandro, María José, Alejandro, Jesús y Roberto son seis jóvenes sevillanos que tuvieron que emigrar a otro país para encontrar un trabajo. Universitarios formados y con dominio de varios idiomas, la crisis les obligó a irse.

Rocío, Alejandro, María José, Alejandro, Jesús y Roberto son sevillanos que tuvieron que emigrar para encontrar un trabajo fuera de España. En pocos años se han convertido en emigrantes y extranjeros.

¿Qué diferencia hay entre un emigrante y un extranjero? Dice la Real Academia Española de la Lengua que emigrante es la persona que se traslada de su propio país a otro, con el fin de trabajar en él de manera estable o temporal. Extranjero, en cambio, es aquella que es o viene de un país con otra soberanía. Teniendo en cuenta estas dos premisas, en la actualidad, hay 30.944 sevillanos emigrantes, residentes en el extranjero, según el último padrón de españoles que viven fuera, fechado el 1 de enero de 2013.

La sorpresa es que, en los últimos cuatro años, esa cifra se ha disparado un 20%. En 2009, justo al comienzo de la crisis, un total de 25.013 sevillanos -entre Sevilla y provincia- residía en el extranjero. Un año después, ese volumen de personas se incrementó en 1.248, aumentando la cifra total hasta 26.261. En 2011, eran 27.701. Y en 2012, llegaron a tocar casi los 30.000. En concreto, 29.282 personas.

El siguiente sobresalto llega cuando se analizan los 105 municipios que conforman el mapa de Sevilla. No hay localidad de la que no hayan salido habitantes con destino a otro país. A la cabeza está la capital, con 18.798 personas residiendo en el extranjero. Le siguen Dos Hermanas (709), Morón de la Frontera (648), Alcalá de Guadaíra (574), Utrera (528), Écija (374), La Rinconada (339), Carmona (330), San Juan de Aznalfarache (321), Lora del Río (318) y Pruna (314).

Cada pueblo de Sevilla cuenta con oriundos del lugar repartidos por el mundo. Los que menos son El Garrobo y El Madroño, que aportan dos personas cada uno al padrón de españoles residentes en el extranjero. En cuanto a los demás, hasta el más escondido conoce el significado de la palabra emigración. Y es que los 253.426 sevillanos que engrosan todavía las listas del paro no encuentran empleo en el país y tienen que emigrar para poder trabajar.

Francia y Alemania son los países más demandados. Un total de 2.727 sevillanos vive en el Estado galo y 2.482 se asentó en el país alemán. En Rusia, hay sevillanos (15); en Marruecos (84); en El Salvador (8); en los Emiratos Árabes (43); en China (45). Hasta en Jordania (5).

Sevilla no tiene capacidad para ofrecer un trabajo estable a sus ciudadanos. La única salida que le queda al sevillano es emigrar.

Oclisé ha contactado con emigrantes sevillanos para conocer los motivos que les llevaron a viajar hasta Santiago de Chile, Moscú (Rusia), Hamburgo (Alemania), Estocolmo (Suecia) o Ingoldstadt (Alemania).

 

SANTIAGO DE CHILE

Rocío Salsoso: “Aquí se abre el periódico por la sección de trabajo y hay posibilidades”

Tiene 27 años. Nacida en Sevilla, pero asentada en Bollullos de la Mitación. Farmacéutica por la Universidad de Sevilla. Domina el inglés y el italiano. Residió un año en Florencia y llegó a Chile, por primera vez, en junio de 2012. Allí se quedó un año, pero regresó y hoy es una chilena más.

Pregunta.- ¿Por qué emigraste?

Respuesta.- Emigré porque tuve la oportunidar de realizar una estancia de investigación en Santiago de Chile a través de la Universidad de Sevilla.

P.- ¿En qué trabajas?

R.- Actualmente, estoy realizando un programa de Doctorado en Ciencias Médicas en la Pontificia Universidad Católica de Chile.

P.- ¿Qué diferencias encuentras entre Sevilla y tu nueva ciudad?

R.- Son dos ciudades muy distintas y con encantos diferentes. Santiago es la capital del país y en ella viven seis millones de habitantes. Las redes de transporte son buenas y seguras. Sin embargo, es una ciudad muy contaminada. En mi opinión, la calidad de vida que te ofrece Sevilla es mejor y más agradable. Incluso para transitar en bicicleta.

En cuanto a las posibilidades laborales que ofrece Santiago, no hace falta decir que son bastantes más amplias que las que actualmente Sevilla puede darnos. Aquí se abre el periódico por la sección de trabajo y hay posibilidades si tienes una formación.

Económicamente, Santiago es más cara que Sevilla. Y socialmente, es una población bastante preocupada por las diferencias en cuanto a educación, economía y todo lo relativo a las diferencias de clases que existen en el país.

P.- ¿Cuál es tu situación económica ahora?

R.- A través del programa de doctorado, la universidad me ha concedido una beca con la que puedo mantenerme de forma autónoma. Vivo de alquiler.

P.- ¿Quieres volver a Sevilla? ¿Bajo qué condiciones lo harías?

R.- En principio, no tengo pensamiento de volver a Sevilla, aún me quedan cuatro años más aquí. Después, no lo sé. Regresaría bajo buenas condiciones laborales y si las personales la acompañaran. Para mí es mucho pensar en un futuro tan lejano, y en las condiciones en las que se encuentra nuestro país, menos aún.

 

MOSCÚ (RUSIA)

Alejandro Carrión: “La experiencia de haber trabajado fuera me ayudará en mi carrera profesional”

Tiene 35 años. Nacido en Cartagena, pero criado en Sevilla, donde llegó con 10 años y donde viven su mujer y sus dos hijos. Ingeniero de Telecomunicaciones. Domina el inglés con fluidez y el francés y el ruso a un nivel medio. Lleva viajandado por distintas partes del mundo desde 2004 por motivos profesionales y reside en Moscú desde finales de 2011.

Pregunta.- ¿Por qué emigraste?

Respuesta.- Por motivos laborales, se me presentó una gran oportunidad de venirme a Moscú a trabajar en uno de los proyectos de telecomunicaciones más grandes del mundo dentro del sector petrolífero. Una aventura y todo un reto profesional, que acepté encantado y sin que nadie me obligara a ello.

P.- ¿En qué trabajas?

R.- Soy ingeniero de telecomunicaciones por la Universidad de Sevilla y actualmente trabajo en Schneider Electric como administrador del proyecto. Aunque estoy expatriado en Moscú, viajo mucho por el sur de Rusia y Kazajistán. Este proyecto me da la oportunidad de trabajar en varios países con un equipo de profesionales excelente proveniente de más de 10 estados distintos.

P.- ¿Qué diferencias encuentras entre Sevilla y tu nueva ciudad?

R.- Moscú es una de las ciudades más grandes del mundo. Además de las diferencias climáticas obvias, se trata de una ciudad con una burocracia llevada al extremo. La cultura rusa es muy distinta a la sevillana. Hay mucha más vida social en las casas que en la calle (debido al tiempo). Las infraestructuras de transporte son muy buenas para poder permitir que 15 millones de personas se muevan cada día con menos problemas de los que podría parecer. El centro de Moscú podría competir con el de Sevilla en historia y en elegancia y creo que sería un error buscar cuál es mejor. Son tan distintos como interesantes.

Se nota mucho la diferencia de clases. Desde los no rusos de ex países de la Unión Soviética hasta parte de la elite rusa que desfila en Rolls Royce, Maybach y Ferrari con toda normalidad. Pero con todo y con eso, para disfrutar de la Semana Santa, la Feria y los toros hay que ir a Sevilla.

P.- ¿Cuál es tu situación económica ahora?

R.- La situación económica es buena y en Moscú vivo de alquiler, en un piso proporcionado por la compañía para la que trabajo.

P.- ¿Quiéres volver a Sevilla?

R.- Me gustaría volver, porque ya llevo demasiado tiempo fuera. Aunque en Rusia tenemos un grupo de compañeros y amigos muy unido, echo de menos a mis amigos de toda la vida y sobre todo a mi familia. Es duro estar separado de ellos tanto tiempo. Aunque con las nuevas tecnologias mantenemos contacto casi a diario, a veces la distancia es demasiado grande.
Desafortunadamente, la situación laboral en España y en Andalucía, en particular, no está en su mejor momento. Sin embargo, estoy convencido de que la experiencia de haber trabajado fuera, con la complejidad que representa este proyecto en Rusia y en Kazajistán, me ayudará en mi carrera profesional. El esfuerzo y la constancia creo que son las mejores herramientas que podemos utilizar para seguir avanzando y progresando.

 

HAMBURGO (ALEMANIA)

Alejandro Álvarez: “Ahora puedo encontrar la posibilidad de crecer profesionalmente”

Tiene 34 años. Nacido en Sevilla, ha residido en la calle Virgen de Luján. Habla inglés, domina el ruso y está aprendiendo alemán. Lleva tres meses en Alemania. Los dos últimos, en Hamburgo.

Pregunta.- ¿Por qué emigraste?

Respuesta.- En realidad, no por un sólo motivo, sino por la suma de varios. Las condiciones laborales empeoraron, mi novia (alemana) volvía a su país y podía encontrar la posibilidad de crecer profesionalmente.

P.- ¿En qué trabajas?

R.- Soy illustrador 3D de arquitectura, o architectural visualizer, como lo llaman por aquí.

P.- ¿Qué diferencias encuentras entre Sevilla y tu nueva ciudad?

R.- Hay muchas pequeñas diferencias, pero la gran diferencia es el clima. En Hamburgo gozan de pocos días de sol al año. La gente es realmente amable y encantadora, pero a diferencia de los sevillanos, algo distante. Quizás el clima tenga algo que ver. Me llamó mucho la atención que los contenedores de basura tienen cerradura para que cada vecino utilice el que le corresponde a su edificio y no otro.

P.- ¿Cuál es tu situación económica ahora?

R.- Vivo en un piso en alquiler con mi novia.

P.- ¿Quiéres volver a Sevilla? ¿Bajo qué condiciones lo harías?

R.- Claro, se echa mucho de menos a la familia y los amigos, pero de momento es pronto. Tienen que darse unas condiciones de  seguridad y estabilidad laboral que ahora mismo no existen.

 

ESTOCOLMO (SUECIA)

María José Martínez: “Aquí hay trabajo, en Sevilla no”

Tiene 28 años. Nacida en Sevilla. Doctora en Farmacia por la Universidad de Sevilla. Habla inglés. Lleva tres meses y medio en Estocolmo.

Pregunta.- ¿Por qué emigraste?

Respuesta.- Emigré porque en España no hay trabajo como postdoctoral para trabajar en investigación y, concretamente, en mi campo, la biomedicina. La mayoría de las financiaciones han sido con fondos públicos, pero, debido a los numerosos recortes, ya no dan dinero. Lo curioso es que sí dan dinero para la compra de reactivos, ordenadores y cosas así, pero no dan partidas para pagar salarios, así que los laboratorios están bien surtidos, pero sin nadie que los trabaje.

P.- ¿En qué trabajas?

R.- Trabajo como investigadora en la rama de la Biomedicina, más concretamente en Inmunología.

P.-¿Qué diferencias encuentras entre Sevilla y tu nueva ciudad?

R.- Las diferencias principales son laborales, aquí hay trabajo y allí no. Por otra parte, aquí en Suecia, y sobre todo en Estocolmo, todo el mundo es bilingüe, hablan perfectamente sueco e inglés. El clima también es diferente al compararlo con Sevilla, obviamente. Los medios de transporte funcionan perfectamente. Son muy muy muy puntuales. Probablemente ese sea el motivo de que haya tan pocos coches por la cuidad. Ahí hay otra importante diferencia con Sevilla. No hay tráfico, ni ruido, ni contaminación asociada.

P.- ¿Cuál es tu situación económica ahora?

R.- Es mejor que como era en España. Vivo de alquiler compartiendo piso con una compañera, pero al final del verano pretendo irme a vivir sola. Con mi sueldo podré perfectamente.

P.- ¿Quieres volver a Sevilla? ¿Bajo qué condiciones lo harías?

R.- Claro que quiero volver a Sevilla, pero sinceramente, no en un corto espacio de tiempo. Creo que es positivo para mí esta experiencia que estoy viviendo, tanto para mejorar mi CV, como el inglés, como, incluso, experiencia de vida. Desde luego, las condiciones laborales en las que volvería serían aquellas que igualaran o mejoraran las condiciones que tuviera en ese momento. No volvería a toda costa.

SANTIAGO DE CHILE

Jesús Mejías: “Tengo una situación laboral estable y un contrato indefinido”

Tiene 30 años. Nacido en Sevilla. Arquitecto. Domina el inglés. Vive en Santiago de Chile desde agosto de 2012.

Pregunta.- ¿Por qué emigraste?

Respuesta.- Emigré por dos motivos: búsqueda de empleo y crecimiento profesional y personal.

P.- ¿En qué trabajas?

R.- Trabajo como arquitecto en un estudio y como infografista 3D en régimen de autónomo.

P.- ¿Qué diferencias encuentras entre Sevilla y tu nueva ciudad?

R.- En cuanto a trabajo, Chile da a los jóvenes oportunidades laborales, tanto para trabajar en régimen general como para ejercer por cuenta propia. En cuanto a tema social, Sevilla es Sevilla. La vida que tengo allí, esa vida de vivir la calle, la gastronomía, sus plazas, sus calles, el Guadalquivir… no se encuentra en otro lugar. Pero cada ciudad tiene su encanto.

P.- ¿Cuál es tu situación económica ahora?

R.- Tengo situación laboral estable, con contrato indefinido y bastante trabajo en el estudio. No puedo quejarme. Si es verdad que el salario aquí para los arquitectos no es alto, más bien medio, y el nivel de vida de Santiago es alto, por lo que no da para ahorrar mucho, pero sí para vivir el día a día. Vivo de alquiler, en un apartamento compartido con mi novia (también española).

P.- ¿Quieres volver a Sevilla? ¿Bajo qué condiciones lo harías?

R.- Sé qué quiero volver, y volveré algún día, pero tienen que ofrecerme un contrato mínimo de 6 a 10 meses y que mi trabajo me permita seguir creciendo profesionalmente. De momento sé que es complicado, pero es cuestión de tiempo y esperar que todo mejore.

 

INGOLDSTADT (ALEMANIA)
Roberto Díez: “Cuando sales a buscarte la vida, no te planteas volver”

Tiene 38 años. Nacido en Melilla, pero residente en Bormujos. Arquitecto. Domina el inglés y el alemán.

 Pregunta.- ¿Por qué emigraste?

Respuesta.-Para buscar un futuro mejor para mi familia.

P.- ¿En qué trabajas?

R.- Como jefe de obra en una constructora.

P.- ¿Qué diferencias encuentras entre Sevilla y tu nueva ciudad?

R.- Desde el clima, la cultura, comidad, estar rodeado de naturaleza.

P.- ¿Cuál es tu situación económica ahora?

R.- Vivo de alquiler.

P.- ¿Quieres volver a Sevilla? ¿Bajo qué condiciones lo harías?

R.- Cuando sales de España a intentar buscarte la vida, no te planteas volver, y si lo haces te estarías engañando.

 

CARTA DE UN EMIGRANTE, POR ROBERTO DÍEZ

 

 

 

 

Comentarios

Dejar un comentario




HTML Snippets Powered By : XYZScripts.com