Edición del miércoles 21 de Noviembre de 2018

La crisis impide el rotundo éxito del Metro

Juan Méndez




El Metro de Sevilla ha cumplido 4 años, la sociedad gestora ha dado beneficios netos desde el primer año completo de funcionamiento, estos datos suponen de lleno el éxito rotundo de una infraestructura programada hace 45 años.


El Metro de Sevilla ha cumplido 4 años, la sociedad gestora ha dado beneficios netos desde el primer año completo de funcionamiento,  estos datos suponen de lleno el éxito rotundo de una infraestructura programada hace 45 años.

Metro de Sevilla./ GARCÍA CORDERO

El pasado día 2 de abril el Metro de Sevilla cumplió su cuarto aniversario desde que un jueves de 2009 hiciera su primer viaje. Hasta esa fecha, 53,7 millones de personas han usado sus servicios. Esta cifra supone cubrir rozando los 14 millones de viajes anuales que recogían las previsiones de rentabilidad de este medio de transporte. Un proyecto tan controvertido como elogiado, que ha cambiado los hábitos de vida y de desplazamiento de los sevillanos, y que ha encontrado en la pertinaz crisis económica y, curiosamente, en el fútbol, sus enemigos más terribles. Enemigos que le han impedido “morir de éxito” como todo parecía indicar desde su nacimiento.

La sociedad que gestiona el Metro de Sevilla ha dado beneficios netos desde el primer año completo de funcionamiento (2010), dado que aunque su arranque fue el jueves previo a la Semana Santa de 2009, ese ejercicio contó sólo con nueve meses y el servicio de 17 estaciones frente a las 21 actuales, las que disponen los 18 kilómetros de la única línea en funcionamiento.

El modelo económico previsto para el suburbano sevillano, según fuentes de Metro de Sevilla, es pues eficiente en cuanto a la demanda que genera la ciudad, y también a la subvención de explotación de 48 millones de euros, que la Junta adelanta anualmente a la concesionaria para cumplir con gastos operativos, los pagos del préstamo del Banco Europeo de Inversiones, y para reintegrar la inversión realizada en su construcción.

Metro de Sevilla cumple hasta el momento con el retorno de la inversión adelantada por la sociedad concesionaria (20% del total, mediante capital escriturado). Además, la tasa de retorno, que está prevista reciba la sociedad concesionaria por el anticipo de la inversión para su construcción, también se cumple.

 

Estos datos suponen de lleno el éxito rotundo de una infraestructura programada hace 45 años. En 1968 un pleno municipal incluyó en el Plan Decenal de Actuación Municipal la construcción de un suburbano, y en 1968 se elaboró el primer anteproyecto, elevado a definitivo por el MOPU en 1972). La construcción se inició casi 30 años después (2004) de que esta obra fuera declarada Ley Orgánica 37/1975 por el Estado, y después de un intento fallido de construcción, que arrancó en 1978 y que fue paralizado en 1983 por la entonces recién estrenada autonomía.

Las obras definitivas del Metro de Sevilla elevaron su presupuesto de construcción a un total de 658 millones de euros, una obra muy cara debido a la peculiaridad del terreno sobre el que transcurre gran parte de su única línea (zona de aluvión y relleno entre los dos brazos del río), a la necesidad de salvar en dos puntos el río Guadalquivir y la Dársena, y a que la mayor parte de la obra transcurrió en los años de boom inmobiliario y de la construcción.

Posteriormente, en 2012, y debido a las favorables perspectivas económico -financieras de la explotación tras su estreno, la sociedad concesionaria invirtió otros 9,5 millones de euros en la compra de nuevas unidades para su flota de trenes y dar así respuesta a las necesidades de ampliar la oferta de plazas en determinadas fechas, tales como Navidad, Semana Santa o Feria de Abril. La línea 1 del Metro de Sevilla fue además la primera de España en tener instaladas mamparas de seguridad a lo largo de sus andenes, lo que impide a los usuarios el acceso a las vías y eleva notablemente su seguridad. Esto supuso también que el presupuesto final se elevara en otros 18,8 millones de euros.

Dos factores han frenado por contra el crecimiento exponencial de viajeros en el último ejercicio auditado de 2012, que ha rebajado de 15 millones de viajeros a 14 millones los usuarios anuales de este transporte: la crisis económica, el desempleo y el menor consumo han disminuido el uso del metro por parte de los sevillanos. Pero, curiosamente, la climatología adversa durante la Semana Santa de 2012, y la no clasificación europea del Sevilla Fútbol Club, han mermado más sensiblemente aún los datos de usuarios del suburbano sevillano. Pese a ello, la demanda de 2012 alcanzó el 97,3% de las estimaciones previstas.

Y es que los hábitos de los sevillanos han cambiado desde la entrada en funcionamiento del metro. Un dato que lo atestigua son los trayectos más utilizados y las estaciones con mayor número de viajeros. Puerta Jerez, San Bernardo y Nervión confirman que el acceso al centro de Sevilla, a las facultades universitarias del entorno de San Bernardo-La Buhaira ,y el acceso al estadio Ramón Sánchez Pizjuán y a los comercios de la milla de oro nervionense, son hábitos para los que los sevillanos han elegido prioritariamente el transporte en metro.

El trayecto Ciudad Expo-Puerta Jerez es el de mayor demanda, lo que ha supuesto un acercamiento del Aljarafe al centro de Sevilla, y ha descongestionado notablemente los accesos viarios a la ciudad. Plaza de Cuba-San Bernardo, el segundo recorrido más usado por los sevillanos, pone de manifiesto el tránsito universitario. Estos dos itinerarios dibujan un perfil de los usuarios del metro como ciudadanos que acuden a su trabajo o a estudiar en metro, y que en más del 50% provienen de fuera de la ciudad.

Un último dato que pone de manifiesto el rotundo éxito que ha supuesto el metropolitano para los sevillanos es la encuesta de satisfacción de sus usuarios, quienes otorgan un 8,2 de nota media a este servicio. El 98,4% de los viajeros afirman confiar en este transporte, según las encuestas realizadas por la empresa. Además, más del 90% dan una nota de entre un 7 y un 10 al metro y sólo un 0,5% de los encuestados no le dan el aprobado. Las aglomeraciones y la falta de conexión con otros transportes públicos son las quejas más señaladas por los sevillanos, que dejan bien a las claras la necesidad de complementar esta infraestructura con las futuras líneas 2, 3 y 4 el suburbano hispalense.

Pero la crisis, no sólo ha supuesto un parón en el incremento de viajeros del metropolitano sino un aplazamiento sine die de la licitación y construcción de los proyectos de las líneas 2, 3 y 4, todos ellos finalizados en su redacción, y exposición pública y medioambiental. En septiembre de 2012, la consejera de Fomento y Vivienda, Elena Cortés, afirmó:“Prometer cosas que una no esté con la expectativa razonable de cumplir es hacer un engaño al ciudadano y eso no lo voy a hacer”.

El coste de estos proyectos, más de 1.000 millones de euros por línea, sin el apoyo del Estado (como si ha ocurrido con los metros de Madrid, Valencia, Bilbao o Barcelona) y en plena crisis económica y de recortes es un objetivo imposible. Esperemos que cuando remonte la economía y fluya el crédito y los negocios, no sean los enfrentamientos políticos entre el Ayuntamiento de Sevilla y la Administración autonómica, o los cambios de planteamiento en el tipo de metro o trazado de quien sea entonces responsable de las obras públicas, las que retrasen una vez mas una infraestructura que, como ha demostrado la Línea 1, ha significado un rotundo éxito para la ciudad y sus ciudadanos.

 

·FOTOGALERÍA: Un día en el metro

 

Comentarios

Comments are closed.

HTML Snippets Powered By : XYZScripts.com