Edición del viernes 20 de Octubre de 2017

Navarro Arteaga, el genio introvertido

Miguel Ángel Moreno




Es, posiblemente, el gran exponente de la imaginería sevillana que hace de puente entre siglos. Como otros grandes artistas de épocas pasadas su proyección y reconocimiento no se corresponden con la importancia de sus obras.

Quizás el crecer en el Barrio Voluntad trianero le dio ese hálito artístico que toca a los agraciados, gracias a la simiente que dejó en sus terrenos la antigua fábrica de cerámica de Mensaque y Rodríguez. Porque José Antonio Navarro Arteaga es un artista que combina la delicadeza con la fuerza de su carácter, domado en el silencio de su taller, en su concha cerrada que se abre de vez en una cuando para mostrar alguna hermosa perla de su factoría escultórica.

Navarro Arteaga es el principal exponente de la escultura e imaginería sevillana que hace de puente entre siglos, el XX y el XXI. Pero como los grandes artistas de otras épocas o momentos, su proyección y reconocimiento exterior no se corresponde con la importancia de sus obras. Quizás porque nunca tuvo padrinos. O porque dice las cosas como las piensa. O porque su primitiva timidez le dejó un poso introvertido que hace que se exprese mejor con una gubia o pincel que hablando en emisoras de radio, tertulias o en cenáculos de supuesta intelectualidad sevillana, codeándose con la ‘vanguardia’ de la ciudad.

Navarro Arteaga, Mª Teresa Medina viuda de Peregil y Miguel A. Pérez de los Santos. /ArteSacro

Navarro Arteaga, Mª Teresa Medina viuda de Peregil y Miguel A. Pérez de los Santos. /ArteSacro

De su taller está a punto de salir una obra que aúna genio y sensibilidad, arte y cariño, no en vano no cobrará por ella su aportación artística: el monumento de Sevilla al inolvidable Pepe Peregil, que se instalará frente a su taberna al principio de la calle Jáuregui a mediados de Cuaresma. En ella, el escultor trianero representa al cantaor y tabernero en un inequívoco gesto propio cantando una saeta con toda la fuerza del corazón que la imprimía el Peregil.

Pero su producción es más reconocida en ocasiones fuera de Sevilla que en la propia ciudad. Y eso que Navarro Arteaga fue el que dimensionó a su plenitud el misterio de las Cigarreras, con un nuevo conjunto escultórico que hizo destacar aún más la tensionada y crispada figura del Señor Atado a la Columna de Buiza. La Lanzada posee uno de los mejores equinos de la escultura procesional y en la cofradía de la Milagrosa disfrutan de su espectacular concepto de escenografía teatral, no exento de rigor histórico, en el misterio del Puente del Cedrón. Y en Triana, Pasión y Muerte luce uno de los mejores crucificados de la Semana Santa de Sevilla, moderno pero de cánones clásicos.

Imagen de Juan Pablo II que se venera en la capilla de la Estrella.

Imagen de Juan Pablo II que se venera en la capilla de la Estrella.

La delicadeza de su tacto en el golpeo de la madera o de otros materiales se puede contemplar en la capilla de la Estrella: por un lado, el espectacular vía-crucis que cuelga de las paredes del templo; y por otro lado, el detallismo humano de la figura de Juan Pablo II. Parece que incluso respirara.

José Antonio Navarro Arteaga es una artista multidisciplinar y que ha tenido la suerte de trabajar con figuras históricos entre los artesanos de la Semana Santa sevillana. Sin ir más lejos, con Manuel Guzmán Bejarano (el gran tallista) trabajó en su última obra, el paso de misterio de San Gonzalo. Con Juan Borrero y Orfebrería Triana tiene multitud de colaboraciones en pequeños detalles en coronas, respiraderos y distintos trabajos en los que demuestra su especial habilidad.

El Rocío es uno de sus escenarios preferidos, y la Hermandad Matriz de Almonte confía plenamente en este artista sevillano. Retablos en la ermita o una representación en plata de la procesión de la Virgen regalada al Papa Benedicto XVI por la Matriz son obras que salieron del taller de Navarro Arteaga. Por cierto, Benedicto XVI ha sido un Papa muy vinculado a obras de Arteaga, ya que además de dicho regalo de Almonte, la Hermandad de la Estrella también obsequió a Su Santidad con una cartela del via-crucis de la Capilla en la visita que hizo la cofradía Trianera a la Santa Sede.

Santa María de la Antigua, patrona de Panamá.

Santa María de la Antigua, patrona de Panamá.

Y en Panamá, la patrona de dicho país americano, la Santa María la Antigua, es una preciosa imagen llena de ternura en la que Navarro Arteaga volcó toda su delicadeza para reflejar el amor de María y su Hijo hacia los fieles panameños. La imagen fue bendecida en Roma por el Papa Benedicto XVI y en septiembre de 2013 fue la protagonista del 500 aniversario de la primera diócesis en tierra firme en América.

La última obra que de momento ha salido del taller aljarafeño de Navarro Arteaga ha sido le primera imagen titular que realiza el trianero para una hermandad de Málaga: Nuestro Padre Jesús Nazareno Redentor del Mundo, de la Hermandad de Nuestra Señora Mediadora de la Salvación. Una talla de cuerpo completo que representa el momento en el que Cristo abraza la cruz para comenzar su camino hacia el Calvario, bendecida el pasado 10 de noviembre de 2013

Comentarios

Dejar un comentario




HTML Snippets Powered By : XYZScripts.com