Edición del jueves 23 de Marzo de 2017

“El gol de Breitner y la deuda con mi mujer”

Lu Martin · Buenavista

Lo primero que me viene a la cabeza al pensar en Sevilla es que nunca he tenido la sensación de pasar frío. Siempre que he estado allí, la temperatura ha sido buena; a veces, un poco de  calor, pero nunca frío. A partir de ahí, mis recuerdos son básicamente futbolísticos, desde que jugando en el Córdoba iba a Sevilla para que me tratara  Vicente Montiel, un masajista histórico del Betis, de buenos compañeros, como Paco, Pablo Blanco, Jaén… con los que jugué en la selección. En Sevilla recuerdo haber jugado un partido decisivo para la clasificación del Mundial de Argentina, creo, en el que marcó Juanito de penalti, contra Yugoslavia. Con el Madrid íbamos siempre al Hotel Colón, que lo regentaba un tal Celo, canario. Más adelante creo que siendo seleccionador hemos jugado dos partidos, uno contra Inglaterra en el Pizjuán, que ganamos, y otros en La Cartuja, contra China, con Camacho en el banquillo.

Pero el recuerdo futbolístico más vivo   de Sevilla me remite a una tarde en el Sánchez Pizjuán, sería en la temporada 75-76, calculo; era después del Mundial de Alemania, eso seguro. Resulta que tiró Breitner desde casi medio campo y la pelota pareció que había salido fuera, pero cuando Paco, Superpaco, trató de ir a cogerla para sacar de puerta, no pudo: el balón estaba dentro de la portería y no había quien lo recuperará.  A mí,  la verdad, también me pareció que no había entrado, y eso que me cogió más o menos en línea, pero lo cierto es que el pobre Paco no podía recuperar  el balón, porque la red no estaba rota. Nunca resolvimos aquel misterio, un enigma no aclararon las fotos que se publicaron al día siguiente. El caso es que el árbitro dio gol. Nos pusimos por delante y no volvimos a pasar del medio campo. Acabamos empatados a uno. Pero no se me olvidara nunca la imagen de Paco tratando de coger el balón, peleándose con la red.

Sevilla es una ciudad que conozco poco, por no decir nada. Algún paseo ya he dado pero  no la he disfrutado si he de ser sincero. Y eso que tengo a mi mujer como loca por  ir a la feria

Comentarios

Un comentario to ““El gol de Breitner y la deuda con mi mujer””

  1. Juan Manuel Ávila on octubre 29th, 2013

    La persona a la que se refiere que regentaba el hotel Colón era conocido por Felo no Celo (Rafael Batista Hernández), y era un ex jugador de fútbol que militó en U. D. Las Palmas, Real Madrid y Sevilla FC, de mediados de los cincuenta a mediados de los sesenta.

Dejar un comentario