Edición del lunes 10 de Diciembre de 2018

San Miguel, la feria decana

Miguel Ángel Moreno




La Feria de Abril (aunque el año que viene será de mayo cien por cien) es considerada la genuina fiesta con origen ganadero, mientras que a San Miguel se la relega a un papel muy secundario. Nada más lejos de la realidad histórica.

La Feria de Abril (aunque el año que viene será de mayo cien por cien) es considerada la genuina fiesta con origen ganadero, mientras que a San Miguel se la relega a un papel muy secundario. Nada más lejos de la realidad histórica.

El Rey Alfonso X ‘El Sabio’, hijo del conquistador de Sevilla Fernando III ‘El Santo’, concedió  allá por el año de 1254 a la capital hispalense el donadío o privilegio de la celebración de dos ferias de ganado anuales : una por primavera, dentro de la ‘cincuesma’ y otra en otoño en la fecha de San Miguel, el 29 de septiembre. Sellado el decreto, durante décadas se celebraron ambas ferias, pero con el paso del tiempo desaparece la primera, la de primavera, y tan sólo quedaba en Sevilla la Feria de San Miguel. Este festejo llega al siglo XIX como un referente en la compra y venta de ganado.

Pero San Miguel no era la única feria de ganado de la provincia. En primavera se celebraban las de Mairena del Alcor y la de Carmona. Debido al éxito de ambas es cuando el Ayuntamiento de Sevilla decide recuperar el festejo ganadero primaveral, lo que ocurre finalmente en 1847.

San Miguel siguió celebrándose, aunque su repercusión y notoriedad iría en decadencia con el paso de las décadas. Abril se tornó finalmente en lúdica y San Miguel en ganadera, reminiscencia que queda en las corridas de toros que a finales de septiembre se celebran.

A principios del siglo XXI, el Ayuntamiento de Sevilla recuperó el aspecto lúdico y ganadero de la Feria de San Miguel. Durante dos años (2001 y 2002) se acotó parte del recinto del Real de la Feria en Los Remedios -el más cercano al Parque de los Príncipes- y se instalaron hasta 40 casetas para una celebración festiva-ganadera de jueves a domingo. Hubo exhibiciones de caballos árabes y de enganches y campeonatos de doma vaquera. También se instaló una plaza de toros portátil con talleres taurinos.

En 2003, esta efímera recuperación de la Feria de San Miguel festiva se trasladó al recinto de FIBES. Era el estertor de la segunda feria lúdica de Sevilla. Una década después, San Miguel sigue siendo una feria taurina, donde la Plaza de Toros es la protagonista, cuando se trata de la feria decana de Sevilla, desde tiempos de Alfonso X ‘El Sabio’.

Comentarios

Dejar un comentario




HTML Snippets Powered By : XYZScripts.com