Edición del martes 23 de Enero de 2018

Tapias de dolor

A. Ruesga · F.L. de Paz




Un cementerio es un ‘campo santo’ donde reposan los cuerpos de los difuntos. En esta ocasión, SJ41 no quiere olvidar a las personas que murieron por defender España. Una cruz y una crítica muy constructiva les rinden homenaje.

En la tapia del cementerio de La Puebla de Cazalla todavía permanece fresco el último aliento de quienes llegaron a su sepultura por su propio pie.  Ahí está, encalado, ese momento previo al sonido del disparo, un instante tan eterno e interminable que todavía dura. Es la muerte a cámara lenta. Muerte doble, o triple; porque después llega el olvido, que es como morir otra vez. El género humano tiene en las tapias de los cementerios, en las murallas, en los estadios su pasado y su presente más cruel; allí recién nacidos, niños, mujeres y hombres inocentes han sido pasados a pistola a veces por nada, mientras, los asesinos lucían el charol de sus botas y el asco de su mirada.

Las tapias de los cementerios han sido y siguen siendo el santuario de los recuerdos. Aún hay sombras de viudas que llegan al alba, cuando no las ve nadie, para rezar por sus muertos en esos amaneceres oscuros y dejar la flor de un geranio como tributo a su recuerdo. Hay ojos secos con surtidores perennes de penas.

Tapia blanca, cielo gris y una cruz con los brazos abiertos. Quizá sea ésta una foto que debiera colgar de los despachos donde tantas veces se alimentan odios que provocaron tantos sufrimientos. La historia tiene memoria. Y un dolor encalado para que no veamos el auténtico color del espanto.

Comentarios

Dejar un comentario




HTML Snippets Powered By : XYZScripts.com